jueves, 19 de mayo de 2011

El jorobado de Nôtre Dame - Animación desde otro punto de vista

“En esta cara no puede haber ni un poco de luz celestial…”

Tenía olvidada ésta película desde hace años que la vi.…y el otro día por casualidad haciendo zapping me topé con ella, y me enganché al sofá para revisionarla. Total, que casi por casualidad nos vamos a París, a visitar a “El jorobado de Nôtre Dame”.




Ésta es una de esas películas Disney que casi todos tenemos en mente por ser una de su época triste y floja (de hecho yo la tenía catalogada como tal desde hacía años), sin embargo, viéndola después de ese tiempo me he dado cuenta de quizá “El jorobado de Nôtre Dame” sea una de las películas más adultas de animación que haya creado la factoría Disney y que ha quedado fuera de la categoría de los grandes clásicos por la mala acogida que tuvo en taquilla.

Y digo que esto porque ahora, recién vista, no la considero triste ni floja. Creo que es una película fuerte, oscura y en ocasiones cruel. Narra la dramática historia de Cuasimodo, el campanero de Nôtre Dame, que no es otra que una vida de abusos y maltrato aislado en la torre de la catedral de París.

Además el ambiente del film no es el habitual de éste tipo de películas. No hay una atmósfera dulce y colorista. No. Aquí nos adentramos en una ciudad de la edad media, oscura y llena de racismo, en la que las emociones están a flor de piel y en el que los gitanos nos son tratados casi ni como personas (unos temas complicados de entender para un niño, ¿no?).

Otro detalle que me ha encantado de la película y que me pasó inadvertido hace años fue la obsesión que sufre el malvado y retorcido juez Frollo con Esmeralda. Es una obsesión que sobrepasa la línea de lo amoroso y de los sentimientos, para pasar a ser una obsesión carnal. ¡Disney habla del deseo en una de sus películas! La verdad que no me lo podía creer…eso si, tengo que decir que si a alguno de los villanos Disney le correspondía el honor de ser el primero en “hablar de sexo” (en idioma Disney, claro) Frollo está totalmente a la altura. Es retorcido, cruel, manipulador, frío…y no contento con ello en cuanto puede se ensaña con los demás. Un malo de matrícula de honor.

Pero no todo han sido sorpresas buenas en la película. Pese a todo no podemos olvidarnos de que es una película Disney, así que no falta el mensaje moralista y educativo de todos sus films. Otro detalle negativo de la película son los personajes ñoños y estúpidos que añaden, no sé exactamente si para rellenar, o para hacer la película más atractiva al público infantil, pero desde luego las gárgolas, por mucha catedral y mucha iglesia, sobraban de la película.

Para terminar quisiera hacer mención a la banda sonora. El tañido de las campanas de Nôtre Dame que suena durante toda la película y la música son fantásticas.

Así que si un día no tienes nada que hacer y te apetece volver a valorar de cero una película te la recomiendo sin lugar a dudas. Seguro que cambias tu opinión sobre ella.

2 comentarios:

Reichel dijo...

Yo fui a verla al cine, a uno que era inmenso aquí en Barcelona y que ahora es un multisalas.
Impresionante el tañido de las campanas en aquel pedazo de sala.

chicacocodrilo dijo...

la recuerdo! recuerdo que quería ser como Esmeralda, quería encontrar esos escondites y pasadizos bajo el suelo de París, y odiaba a aquel maldito Papa, s(o)cerdote o cualquiera que fuera la posición eclesiástica de aquel flaco, blancurrio y tétrico indeseado...jajaja!! esa es mi niñez!si señor!