lunes, 16 de mayo de 2011

Camino


Proseguiremos nuestro “Camino” en el blog con la película ganadora de 8 goyas del mismo nombre dirigida por Javier Fresser.

Camino nos relata la historia de una niña de 14 años, criada en el seno de una familia perteneciente al OPUS DEI, realmente iba a llamarla ultracatólica pero con decir del OPUS ya es decir algo semejante,  a la que se le diagnostica un cáncer terminal.  La historia transcurre entre sueños y hospitales, nos muestra la religión más fanática, o quizás en algunos puntos no tanto fanática como interesada, y sobretodo a una niña que si merece ser santa, por aguantar a semejante familia (Por si alguien no sabía la película está basada en la historia real de una niña de 14 años que murió en 1985, la cual está en proceso de canonización, bueno más que basada diremos que está inspirada, porque no creo que tenga mucho que ver lo demás con la historia de la niña).

En cuanto a las actuaciones hay que destacar tanto a Camino que me parece que esta explendida, como a su madre, que me genera una repulsión bastante grande lo cual dice mucho del personaje,  que se pasa la película vendiéndole a su hija que la muerte no es mala, si no que va a ver a Dios y que irá al reino de los cielos. 
Me gustaría destacar el momento en que Camino suelta la que para mí es posiblemente la mejor frase de la película “¿Quieres que rece para que tu también te mueras?”. La suelta con la sencillez del que realmente piensa que es lo mejor que te puede pasar, que claro la cara de la madre no tiene desperdicio, después de pasarse la película vendiéndole la moto, que menos que esa pregunta...

Y hablando de frases que me llamaron la atención el cura le dijo una a la madre que la verdad que también fue impactante, “Lo que está haciendo Dios con esta chiquilla es maravilloso”, la verdad no sé donde puede estar lo maravilloso en que una niña de 14 años sufra una enfermedad terminal, a la que le queda poco tiempo de vida y a la que debido a ello tiene delirios que hacen que cada uno interprete lo que más le convenga a lo que la niña sueña o dice en su delirio y esa es una de las partes que más me gustó de la película, junto con como muestra  el fanatismo excesivo de algunas partes de la religión, el como refleja el “cada uno ve y oye lo que quiere ver y oír” sobretodo en la parte final, cuando la niña en su fase más crítica empieza a hablar de Jesús, del amor que le profesa, ella no habla más que de un niño de su misma edad de la que ha quedado prendada, pero todos los religiosos presentes creen que habla de Jesucristo y la toman como aún más ejemplo para la comunidad religiosa.

En definitiva una película muy recomendable, que no te hace pasar un rato muy agradable por el contenido de la misma, pero que es muy merecedora de los premios recogidos

Puntuacion 7,7
Rudu
Dios ha hecho un gran trabajo con esta película

Aviso para navegantes: esta es de las de llorar, así que, si tenéis un mal día y ganas de desahogaros, es una excusa perfecta para echar unas lagrimillas sin levantar sospechas.

En esta película asistimos a la agonía de Camino, una niña de 14 años hija de una familia del Opus Dei, a la que después de un rosario de consultas y médicos le diagnostican una enfermedad dolorosísima y fatal que la acabará matando (y esto no es un espoiler, que lo dice la frase de promoción). A través del calvario de Camino, Javier Fesser nos muestra la filosofía y el funcionamiento de “La Obra”, tan centrada en el sacrificio para agradar a Dios que vive como una bendición lo que en cualquier otra familia normal supondría una debacle de dimensiones apocalípticas. La cercanía de la muerte, además, aparece cuando la niña está despertando y cuando descubre el amor y a través de éste Camino nos da una lección de vida impresionante. Es impagable el final proporcionado por la confusión entre el amor a Dios y el amor a Jesús (que no es lo mismo ni es igual, aunque lo parezca), un ejercicio de ingenio tremendo por parte del director que muestra a través de la metáfora la ceguera del extremismo religioso.

Mención aparte merece la madre de la criatura, que vuelca en sus hijas su anhelo de agradar a Dios hasta conseguir anularlas, pero de un modo tan sibilino que no te das cuenta hasta que es demasiado tarde. La odias durante la mayor parte de película, porque parece increíble la actitud que tiene hacia la vida en general y hacia la muerte de su hija en particular. Aún así, hay un momento en el que parece que muestra que es una persona de carne y hueso y consigue que te compadezcas de ella (impresionante trabajo de Carme Elías, ganadora indiscutible del Goya de aquel año). También hay que decir que esa simpatía es efímera, para qué negarlo.

También debo decir que las escenas de los sueños de Camino, aunque he leído críticas que las consideraban prescindibles o que incluso alteraban el ritmo de la trama, a mi me han parecido fundamentales para dar la visión de la niña en todo este asunto y me ha  gustado especialmente el toque un tanto “burtoniano” que tienen.

Es obvio que el Opus Dei no sale bien parado (considerar que Dios está haciendo un gran trabajo con una niña de 14 años que se está muriendo me parece espantoso), pero por lo poco que sé, parece que no se aleja mucho de la realidad.

En definitiva, muy recomendable tanto para ateos como para creyentes con criterio y voluntad propia. Ah! Y, aunque parezca mentira, deja buen sabor de boca.

Puntuación: 8,2

Reichel

3 comentarios:

ricard dijo...

Es una película excelente. Me daba un poco de repelús verla por lo duro del tema, pero está tratado con gran elegancia y un extraño sentido del humor que aflora de manera muy sutil en una tragedia sin concesiones. Mencionáis la confusión entre uno y otro Jesús, pero Fesser también juega con la palabra "obra".

Javi dijo...

A mí no me parece tan buena como a ricard, pero sí por encima de la media de nuestro cine que por lo general está algo perdido y sin saber bien qué contarnos de interés. Serán épocas! Un saludo Reichel (primero las damas ;-P ) y Rudu.

daniel dijo...

Pues a ser franco la pelicula es buena, pero no me gustó tanto como imaginé. Hay varias cuestiones en la trama que se me cargan en la pelicula, y huelo una manipulación exagerada del tema de la niña. La actuacion de Nerea Camacho esta excelente.... Pero aun asi, no me agradó totalmente. Con todo, buena reseña. Saludos!