miércoles, 16 de marzo de 2011

Robin Hood (Disney) - Animación desde otro punto de vista

“Robin Hood y Little John venían por el bosque riendo de las bromas que solían los dos decir…”

Así comienza la que es, probablemente, mi película Disney preferida. No puedo precisar cuantas veces la he visto, pero muuuuchas muchas. Y es que Robin Hood nos conquistó a mi hermano y a mi desde el primer minuto. La verdad es que nunca he llegado a comprender porqué ésta película no tiene la fama que otras muchas de la factoría, pero bueno, supongo que mi escasa objetividad en el asunto no ayuda…


La historia que nos narran en ésta ocasión es la del bandolero-héroe Robin Hood con animales que te caen bien, o los odias desde el primer minuto, ya que ésta es una película con créditos, en la que nuestros protagonistas son presentados como auténticas estrellas haciéndonos una mini-presentación de quienes son y qué son (si los buenos o los malos). Nuestro Robin es en ésta ocasión un zorro valiente, justo y simpático siempre acompañado por su amigo Little John, un enorme oso bonachón. Además, en cuanto a los personajes quisiera destacar que es una de las pocas películas en las que los personajes secundarios tienen una personalidad muy marcada, casi tanto como los protagonistas, despertando grandes sentimientos en el espectador.

Otro punto a tener en cuenta de ésta película son las dosis de humor. A pesar de que en Nottingham (lugar donde se desarrolla la película) están pasando grandes penurias y en ciertos momentos la película es triste y oscura, siempre hay un punto divertido que te hace sonreír. Y si no es un comentario divertido lo que te hace reír lo son las múltiples críticas, apodos, canciones o parodias que se hacen del malvado, retorcido, egoísta y envidioso Príncipe Juan.

Personalmente, como ya he dicho, me encanta, pero además creo que siendo como es una película de 1973, está más que lograda. Por supuesto que la animación no tiene la calidad del Rey León (tampoco la fama, desgraciadamente), sin embargo poco más le tiene que envidiar. La trama es amena, divertida, con escenas de acción, de amor (pero sin ser para nada empalagosas, de hecho en la mayoría de casos tienen cierto toque cómico) de tristeza…vamos, que nuestro Robin nos da un poco de todo. Además la banda sonora es encantadora, con canciones pegadizas, pero sin ser cansinas; algunas de ellas inolvidables para quienes nos hemos deleitado con ésta cinta (como por ejemplo la canción silbada del inicio).

Vamos, que no sé si colgar esto en “Películas que ya deberías haber visto”, en “Revisitando clásicos” o en una nueva sección que se llame: IMPRESCINDIBLES.

2 comentarios:

Reichel dijo...

Jajajaja. Acaba de llegar y ya quiere usurpar secciones! Apunta maneras, sí señor.
Buen comentario!

Monis dijo...

Merci Reichel!