lunes, 18 de abril de 2011

Malditos Bastardos

Esta semana toca otra de esas películas que hacen que cada vez me fie menos de las críticas especializadas, otra de esas películas que cuanto más nota reciben del resto de los mortales menos me gusta a mí, porque si la primera vez que la vi no me gustó, la segunda vez a sido más de lo mismo.

Y eso que la historia en si no me parece mala, pero no sé si será por las interpretaciones, por el ritmo, o por qué he tenido los días en que la he visto cruzados no me termina de llenar como supuestamente debería hacerlo.

La trama nos lleva a la segunda guerra mundial y nos explica dos historias diferentes que acaban entrelazándose, por un lado la de Shosanna Dreyfus una judía que presencia como soldados alemanes a las órdenes de Hans Landa aniquilan a su familia mientras están escondidos en los bajos fondos de la casa de un campesino. Tras escapar de ese escenario consigue cambiar su identidad y hacerse propietaria del cine en el que discurrirá el desenlace de la película.

Por otro lado está la historia de Aldo Raine, un teniente judío que entrena a un grupo de soldados para llevar a cabo ataques selectivos. El grupo de soldados judíos, los llamados bastardos, con la ayuda de una actriz alemana preparan una misión para hacer caer a todos los líderes del Tercer Reich. Casualmente, la misión que preparan les lleva directamente al cine regentado por Shosanna.

Personalmente, salvo alguna escena concreta que si me gustó algo más, como cuando los están en el bar bastardos haciéndose pasar por soldados alemanes y se encuentran con verdaderos soldados y aquello acaba como acaba, el resto se me hace bastante pesado a la par que larga, que son casi 2 horas y media de película…

Puntuación 4,3
Rudu



Antes de empezar debo confesar mi amor incondicional a Tarantino (desde la perspectiva de no haber visto Death Proof, ni ganas, todo hay que decirlo). Así pues, casi que no queda otra, me ha gustado y no sólo eso, me parece estupenda.

El inicio y presentación del coronel Hans Landa, es inmenso. La tensión se masca en cada minuto y en cada fotograma, porque sabes desde el primer momento que no te gustaría ni de coña tener a ese señor alemán tan simpático tomando un vasito de leche fresca en tu casa. El sabueso teutón roza la excelencia en su trabajo y lo compruebas al instante. Sólo comete un error: dejar escapar a la joven Soshanna, dada la importancia que su venganza tiene en el desarrollo de la película. Y sobre esto debo decir que el encuadre de su huída en el marco de la puerta, con la espalda de Landa añadiéndose en primer plano durante la carrera, me parece increíble.

El enlace posterior de las tres historias es también muy propio de este director y hay algunas escenas que, junto con la primera, crean un estado de tensión que ya querrían algunas pelis de acción. Es cierto que la de la taberna puede resultar excesivamente larga, pero no por eso es menos intensa. Por supuesto, como en cualquier film de Tarantino que se precie, tampoco escatima en sangre y balas, pero es que si no, no sería él. Impagable también la entrada de los bastardos en el teatro, donde no esperaban encontrarse al políglota Landa, sin el cual, por cierto, la película perdería al menos 4 puntos de la valoración.
Las interpretaciones (exceptuando a Brad Pitt, que me da un tanto de grima) son aceptables y, por supuesto, soberbia la de Christoph Waltz, que consiguió un merecidísimo Oscar en la edición de 2009.

Una de las críticas que me he encontrado por ahí es que Tarantino le da patadas a la historia. ¿Y que? Esto es cine, no un documental de la 2ª Guerra Mundial. Lo único que sí me ha fallado a nivel contextual, quizá por no verla en VO, ha sido todo el asunto de las lenguas y los acentos, porque he encontrado que en la versión doblada estaba muy mal resuelto. Me queda la duda de si en la versión original este tema es igual de lamentable, cuestión que también le restaría puntos.
En resumen, un buen ejercicio de imaginación histórica que a mi no se me hizo larga, quizá por cometer el sacrilegio de verla a trozos.

Puntuación: 8,1
Reichel

6 comentarios:

ricard dijo...

Y no habéis hablado de la escena final, la de la proyección y (no puedo contar más), absolutamente genial. El resto de la película me pareció un poco irregular, aunque desde luego con momentos increíbles.

T-800 dijo...

Pues tengo que confesar que no tenía muchas ganas de verla en un principio, pero cuando por fin la vi, me encantó.
He decir (a riego de que alguien ponga el grito en el cielo) que no he visto sus principales films, a sabe: Pulp Fiction, Reservoir Dogs o, en menor medida (creo) Jackie Brown. Las Kill Bill me gustaron muchísimo, eso si. Y Death Proof la detesto.
Mi nota sería más parecida a la de Reichel. Supongo que un 8,5 o por ahí.
Un saludo.

Miguel A.M dijo...

Mi opinión es más cercana a la de Reichel, pero creo que me sitúo en un punto medio.

A mí, como en casi todas las películas de Tarantino, me encantó el ritmo y la tensión dramática. Sin embargo, vi demasiados pasajes efectistas. Algunos de los diálogos eran demasiado extensos y el final no resuelve bien a mi gusto.

Una buena película pero muy inferior a las grandes obras de Trantino como Pulp Fiction o Reservoir Dogs.

Un saludo, y enhorabuena por el blog ;)

BeaClane dijo...

Respeto mucho ambas opiniones aunque me identifico más con la de Reichel. No he podido ver (aún) todo lo que quería de Tarantino pero hasta el momento me encanta su estilo.

Las escenas largas... Bueno algunas sí, pero ahí está "2001: Una odisea del espacio", increíblemente lenta pero soberbia.

Me enamoré de Christoph en esta película. En general, el filme me pareció sublime, en la dirección, en las interpretaciones... En absolutamente todo. Y lo de la historia ya no lo tengo muy en cuenta, 'Braveheart' manipula como quiere, al igual que otros peliculones y seguimos disfrutando igual. Como tú dices no es un documental.

Me encanta el Blog, gran trabajo de todos =). ¡Un abrazo!

Einer dijo...

Yo estoy también un poco en tierra de nadie pero mi opinión se acerca más a la de Rudu. He visto todo lo que ha hecho Tarantino y el declive es notorio. En sus últimas películas se empeña en meternos diálogos supuestamente ingeniosos que realmente son aburridos, largos y hacen caer el ritmo de la película de manera brutal. Malditos Bastardos tiene escenas muy buenas; las de los bastardos. Todo lo demás es absurdo. De verdad, un análisis a fondo del guion lo deja hecho polvo. Y encima va Tarantino y dice que es su mejor película. Alucinante.

Reichel dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. La verdad es que yo iba con miedo, pero al final me encontré más de lo que me esperaba. Con la que sí que no me atrevo es con Death Proof.
@T-800 Planifica un maratón Tarantino esta Semana Santa, Reservoir Dogs y Pulp Fiction merecen la pena (de hecho a esta última le dediqué un pelis que ya deberías haber visto).